Una antigua bodega de 1937…
totalmente renovada en 2008

A tan solo 20 minutos de la Ciudad de Mendoza, este proyecto vitivinícola abrió sus puertas en el año 2007, luego de la completa restauración de una bodega centenaria, que aún conserva su fachada, destinada ahora exclusivamente a la elaboración de vinos Premium. 

CASARENA Bodega y Viñedos es un proyecto vitivinícola que le rinde homenaje a la rica tradición de Agrelo y Perdriel en Luján de Cuyo, dos de los mejores terroirs en Mendoza. Por ello, trabaja exhaustivamente en la preservación de las plantas que constituyen el origen de la vitivinicultura en Mendoza. A una altura de 945 metros sobre el nivel del mar, en el Alto Valle del Río Mendoza, estas insuperables denominaciones albergan algunos de los viñedos más antiguos y preciados de la provincia cuyana.

Fiel a este homenaje, Casarena está ubicada en el corazón de Perdriel, en el edificio de una bodega centenaria, construida en 1937, que fue totalmente renovada para el proyecto. Dentro de Luján de Cuyo se buscaron propiedades con diferentes situaciones geográficas, tanto en altura, como en orientación y en composición de los suelos.

Se exploró profundamente cada suelo en los viñedos para poder mostrar todas las expresiones posibles de un mismo varietal en una zona. Casarena tiene cuatro fincas: JAMILLA, NAOKI, OWEN, y LAUREN ubicadas estratégicamente.

CASARENA Bodega y Viñedos representa el poder de una zona que se expresa desde las viñas históricas mediante el trabajo de grandes profesionales que las interpretan. Todas las dimensiones de Luján de Cuyo, la zona perfecta para crear vinos con el sello único.



PRODUCCIÓN Y TECNOLOGÍA

El edificio conserva la estructura originaria, fue totalmente reciclado y adecuado para el funcionamiento de una bodega de vanguardia enológica que combina lo mejor del proceso tradicional de elaboración con las últimas innovaciones en tecnología. La bodega cuenta actualmente con una sala de vendimia equipada con tecnología de última generación de origen francés, prensa para vinos blancos y tintos, bombas, despalilladora y una doble mesa de selección de uvas con manejo gravitacional, que previene el daño del hollejo y ruptura de la película. De esta manera, se evita el aumento de la temperatura y los granos llegan enteros a la vasija de fermentación, asegurando sanidad, limpieza y pureza varietal.




La capacidad actual de la bodega es de 650.000 litros en piletas de hormigón revestidas con epoxi y equipadas con un sistema de frío/calor, que ayuda a evitar cambios de temperatura durante el proceso de fermentación. Además cuenta con una capacidad de 175.000 litros en tanques de acero inoxidable y una sala especialmente diseñada para albergar 400 barricas de roble francés y americano, con temperatura controlada y sistema de humidificación programada para mantener la calidad de la madera.